adhd“No termina de copiar”, “Se olvida la tarea”, “No presta atención”, “El cuaderno está incompleto”, “Se dispersa en clase”, “No escucha a la maestra”… ¿Mi hijo tendrá ADD?

Podemos preguntarnos: ¿Qué pasa cuando un niño no puede sostener la atención en la escuela?

Muchos niños no pueden conseguir un foco atencional continuado para el aprendizaje formal. El aprendizaje formal implica poner en marcha ciertas funciones como son el poder postergar deseos, sintetizar, conectar, seleccionar, etc.

Muchas veces observamos que los chicos si pueden sostener la atención en otras actividades por ejemplo los video juegos. Esto se explica por el hecho de que estas actividades no implican la utilización de las mismas funciones necesarias para el aprendizaje formal.

Para poder dirigir la atención hacia algo (por ejemplo,  aprender la lectoescritura) es necesario que los chicos puedan postergar ciertos intereses y deseos y hacer foco en lo que el docente enseña. La atención está ligada a la motivación y al deseo de aprender.

Hay chicos que no prestan atención porque están tristes o angustiados, porque no pueden quedarse quietos, porque se sienten observados y juzgados, porque están más centrados en el juego y la fantasía, porque no pueden aceptar normas, porque lo que les enseñan no es interesante, porque tienen mala relación con el docente, porque están atravesando situaciones familiares complejas, etc.

Los motivos pueden ser muchos y es importante hacer una evaluación global del niño y su entorno para poder entender que le está pasando.

Diagnosticar vs rotular

Hacer un buen diagnóstico no es lo mismo que rotular, poner un rotulo implica no poder pensar la problemática en términos más complejos. El rotulo muchas veces opera como un sello que marca al niño para siempre quedando eternizado en un diagnostico psicopatológico cerrado.

Actualmente hay un sobrediagnóstico en lo que respecta al ADD (trastorno por déficit en la atención). Es un diagnóstico polémico, algunos profesionales acuerdan con él y otros no.

Tenemos que tener en cuenta que los niños se encuentran en plena estructuración de su psiquismo y este proceso se produce en relación a los otros: familia, amigos, docentes, etc.

Para hacer un buen diagnóstico hay que pensar que los trastornos en la atención están multideterminados, para lo cual hay que tomar en cuenta al niño, su familia, la escuela y el entorno social.

Conclusión

Si tomamos en cuenta que los chicos se encuentran en pleno desarrollo y formación cognitiva, emocional, social y vincular, y que su psiquismo se está estructurando es importante no encasillarlos en un diagnostico cerrado sino pensar la problemática en términos más complejos para poder ayudarlos y ayudar también a su familia y a la escuela.

Notas relacionadas

Niños que se dispersan

Problemas de conducta

Adaptación al jardín de infantes

.

Lic. M. Paula Gerardi

 Psicóloga especialista en infancia  y  crianza. Orientación a padres.

Derechos sobre este artículo registrados y reservados.
La copia parcial o total de este artículo puede ser sancionada.