untitledxvvHay miedos que son normales y acompañan los distintos momentos en el crecimiento  de los chicos, estos van variando con la edad y a veces se mantienen o reaparecen en distintos momentos:

Bebes: Miedo a estímulos desconocidos, ruidos fuertes, a caer, angustia ante extraños, etc.

Niños: Miedo a estar solos, a separarse de papá y mamá, a los monstruos, a la oscuridad, a los animales, a algunos personajes de internet, miedo a los robos, a enfermarse, etc.

 

A  los 2 o 3 años suele aparecer diversos miedos, a esa edad  todavía realidad y fantasía no están bien diferenciadas, esta diferenciación se va construyendo con el tiempo.

Quedarse solo en la oscuridad puede generar en el niño fantasías, la habitación puede poblarse de monstruos imaginarios. Al no poder ver lo que lo rodea, las fantasías cobran vida en forma de monstruos o personajes temidos.

Los miedos  a los monstruos, brujas, la oscuridad, a quedarse solos,  etc. son comunes en la infancia y  nos muestran el funcionamiento psíquico infantil. Estos miedos habituales ayudan al desarrollo y la autonomía, son parte del crecimiento y la maduración.

 

Algunas ideas para acompañarlos en el camino de identificar, aceptar y expresar los temores.

 

  • ESCUCHAR, EMPATIZAR Y RESPETAR a nuestros hijos. Es importante escuchar a los chicos, prestarles atención, poder empatizar con ellos desde una actitud de respeto y afecto. Es estar abiertos para recibir el mensaje que quieren darnos. Abiertos a pensar ¿Qué me quiere decir?, ¿Qué necesita?, ¿Qué siente?.
  • Ayudarlos a IDENTIFICAR LAS EMOCIONES:  Prestarles palabras para que ellos puedan identificar lo que sienten  para que puedan ligar la emoción que están sintiendo con una palabra, esto  los alivia. Ej: “Me parece que ese ruido fuerte te asustó mucho, ¿Te dio miedo?.
  • Ayudarlos a ACEPTAR LAS EMOCIONES: es importante aceptar y respetar las emociones de los chicos, ayudarlos a que ellos pongan en palabras lo que sienten.  Preguntarles sobre los miedos, hablar sobre sus temores siempre desde un lugar de afecto y respeto por lo que sienten.  por ejemplo:

En lugar de decirle “No tengas miedo” 

Podemos decirle

 “Entiendo que estas asustado, contame que es lo que te dio miedo”. 

 

  • Ayudarlos a EXPRESAR y ELABORAR  LAS EMOCIONES SALUDABLEMENTE: podemos ofrecerles diversas herramientas  y también ayudarlos encontrar sus propios recursos para enfrentar sus miedos Ayudarlos a sacar los miedos afuera, ponerlos a jugar: Por ejemplo disfrazarse, jugar en la oscuridad con linternas, dibujar los personajes temidos, contar o inventar cuentos de miedo. Frente el miedo a dormir a oscuras, ofrecerle dejar una linterna en la mesa de luz para ir al baño a la noche, quedarnos a su lado hasta que se duerma, etc.

 

Les sugiero algunos cuentos para ayudar a los chicos a identificar y expresar sus miedos.

  • Tengo un monstruo en el bolsillo. Graciela Montes.C__Data_Users_DefApps_AppData_INTERNETEXPLORER_Temp_Saved Images_9789502406398
  • El domador de monstruos. Ana María Machado.
  • Tengo miedo. Serie Martín y Julieta.
  • Buenas noches monstruos. Lucia Serrano
  • Un monstruo en el armario. Carmen Vázquez-Vigo
  • Tengo miedo. Serie mis emociones.

 

Conclusión

Es importante enseñarle a nuestros hijos no solo a identificar sus emociones, sino también a reconocerlas y aceptarlas.

Todos los niños suelen tener miedos   durante su crecimiento. Hay miedos que son normales y pasajeros, hay que acompañar a los niños para ayudar a atravesarlos. Es muy saludable poder contenerlos afectuosamente con sus temores, darles lugar, escucharlos respetuosamente y ayudarlos a transitar el momento temido desde el amor, la empatía  y la comprensión.

Si el miedo afecta la vida vincular y paraliza al niño, impidiéndole conectarse con el mundo y si estos se instalan, se vuelven desproporcionados con respecto a la situación, son persistentes, generan angustia o interfieren en la vida cotidiana del niño es necesario consultar con un profesional.

Notas relacionadas

Lenguaje: la comunicación verbal y no verbal. La importancia de las palabras.

Nota en Planeta mamá: los chicos frente a los robos

Nace un bebé, nace un papá y una mamá

Adaptación al jardín de infantes

Lic. M. Paula Gerardi

Psicóloga especialista en infancia, acompañamiento en el embarazo, el posparto y la crianza. Orientación a padres.
Derechos sobre este artículo registrados y reservados.
La copia parcial o total de este artículo puede ser sancionada.